Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 21 de abril de 2016  |  NÚMERO 10 Acceda a nuestra hemeroteca
TERESA GARCÍA, COORDINADORA DEL GRUPO DE BIOÉTICA EN ONCOLOGÍA
“Nuestra especialidad requiere un compromiso personal profundo”
Considera que la formación ética específica es insuficiente o nula en la formación pregrado y postgrado
 
Sandra Melgarejo. Madrid
La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha constituido recientemente el Grupo de Trabajo SEOM de Bioética en Oncología. Su coordinadora, Teresa García, especialista de Oncología Médica del Hospital General Universitario Morales Meseguer de Murcia, destaca que el objetivo principal es “promover la toma de conciencia de los oncólogos médicos sobre la importancia de cuidar los aspectos éticos del ejercicio de la profesión como parte de una atención integral de calidad”. La coordinadora anima a unirse a este nuevo grupo a todos los miembros de la sociedad científica a los que les interese trabajar en esta vertiente, fundamental para abordar cuestiones concretas que suponen un problema ético en la práctica de la especialidad.

Teresa García, coordinadora del nuevo Grupo de Trabajo SEOM de Bioética en Oncología.

Se acaba de constituir el Grupo de Trabajo SEOM de Bioética en Oncología, ¿a qué necesidad responde su puesta en marcha?

Hace tiempo que varios socios de SEOM teníamos esta inquietud. Pero hace pocos meses, cada uno por nuestro lado, propusimos la formación de este Grupo, y desde SEOM nos pusieron en contacto para hacer una propuesta concreta. Coincidíamos en detectar la necesidad de promocionar la investigación el conocimiento sobre los aspectos éticos de nuestra especialidad. La práctica de la Oncología Médica muy frecuentemente roza la intimidad y la autonomía del paciente, el riesgo real de ser maleficentes, la necesidad de una distribución adecuada y justa de los recursos…

Los oncólogos sabemos por experiencia que esta especialidad es muy exigente, tanto científica como humanamente, y requiere de forma bastante usual un compromiso personal profundo. Consideramos que la profundización sobre estos aspectos por parte de los oncólogos médicos, ayudados por expertos en Ética Médica, y la publicación de las conclusiones de esta reflexión, podría ser muy útil para los profesionales de la Oncología. También pensamos, como se comentó en la reunión de constitución del Grupo, que podemos ayudar a la propia SEOM a definir sus valores éticos como Sociedad.

Bajo su punto de vista, ¿están los profesionales de la Oncología Médica concienciados, en general, sobre la importancia de cuidar los aspectos éticos del ejercicio de la profesión como parte de una atención integral de calidad?

La concienciación ética está bastante generalizada en Oncología, que es una especialidad de toma de decisiones continuas, basadas en riesgo-beneficio. La deliberación ética se presenta continuamente en nuestras decisiones. Habitualmente, las afrontamos mediante la personal intuición y concepto moral de la vida. Pero la formación ética específica ha sido muy insuficiente o nula en la formación pregrado y postgrado. Muchos de nosotros –y esto lo he comprobado al formar el grupo– hemos buscado por nuestra cuenta una capacitación más profunda, mediante masters o cursos de formación.  Con respecto al resto, mi impresión es que todos los profesionales de la Oncología estamos muy comprometidos con el trabajo, tanto por el rigor y la actualización científica, como por la humanidad que se desarrolla al moverse tan cerca del sufrimiento físico y psicológico de los pacientes y familiares, y prestamos gran atención a los problemas  éticos y humanos que encontramos a diario.

¿Cuáles son los principales aspectos éticos y morales que conciernen al trabajo en Oncología Médica?

Muchos problemas éticos pueden considerarse propios del trabajo e investigación con pacientes oncológicos y con la enfermedad neoplásica. Ejemplos concretos son los temas de información veraz al paciente y familiares, confidencialidad y protección de la intimidad, obtención del consentimiento para tratamiento e investigación, problemas con los ensayos clínicos, segunda opinión, relación con otros profesionales,  atención on-line a los pacientes, consejo genético, el final de la vida, problemas de burnout del oncólogo, objeción de conciencia, publicidad en los medios, publicaciones, autorías, tratamientos alternativos, priorización de tratamientos y distribución de recursos…  

¿Qué otras cuestiones suponen un problema ético para el oncólogo médico en la actualidad?

Otros problemas frecuentes son el rechazo al tratamiento por parte de pacientes competentes pero no suficientemente informados, a pesar de nuestro esfuerzo por hacerlo de forma completa; la falta de tiempo para una atención esmerada, por la elevada carga asistencial y la elevada burocratización del trabajo; la sensación continua de insuficiencia respecto del tiempo y atención dedicado a los pacientes, y a nuestra vida familiar y personal, que puede acabar ‘quemándonos’; la  comunicación superficial de los avances oncológicos en los medios de comunicación, que socava la confianza de los pacientes en su médico; la falta de equidad entre comunidades autónomas e, incluso, entre áreas de salud de la misma comunidad para la atención a los pacientes, por diferentes políticas sanitarias…

¿Qué actividades van a desarrollar desde el grupo?

Los objetivos son, de forma esquemática, sensibilizar, capacitar y deliberar. Es decir, por una parte, subrayar en los profesionales la conciencia (que ya tienen) sobre la importancia de cuidar los aspectos éticos como parte de una atención integral; en segundo lugar, mejorar la formación ética de los oncólogos médicos mediante reuniones específicas, coloquios o mesas de trabajo en las reuniones generales de la especialidad, además de facilitar el acceso a bibliografía de interés y a la legislación vigente acerca de aspectos éticos y morales de nuestro trabajo; y en tercer lugar, identificar las cuestiones concretas que suponen un problema ético en la práctica de nuestra especialidad y deliberar sobre su posible resolución o manejo, con base en los principios bioéticos básicos y en los desarrollos éticos de las diversas corrientes éticas actuales.

La reunión en la que se constituyó el Grupo de Trabajo SEOM de Bioética en Oncología.

Sobre las actividades concretas, para empezar, y con todo el apoyo de la Junta Directiva de la SEOM, hay un apartado específico para nuestro Grupo de Trabajo en la página web de SEOM, donde colgaremos enlaces y recursos de interés. Además, vamos a contribuir al desarrollo del Módulo de Bioética para el Diploma de Postgrado, que el grupo de Cuidados Continuos había propuesto. Y nos hace mucha ilusión que la Junta Directiva de SEOM haya querido incluir una mesa de Bioética en el Congreso SEOM 2016, que tenemos ya perfilada. Será un buen impulso al trabajo del Grupo, y esperamos que se mantenga en las siguientes reuniones.

¿Cuál es el perfil de los oncólogos médicos que forman parte del grupo?

Ha sido un placer y una alegría recibir un buen número de solicitudes para formar parte del grupo desde el primer anuncio de la constitución del mismo en la página web. En este momento somos 22 miembros, todos con un gran interés por la formación específica y la deliberación ética –la mayoría, de hecho, tenemos algún master o curso de formación, y formamos parte de los Comités Éticos de las respectivas Áreas de Salud, bien del Comité de Ética Asistencial o del Comité Ético de Investigación Clínica–. Por lo demás, somos heterogéneos en edad y trayectoria oncológica, desde oncólogos con una gran experiencia clínica hasta investigadores básicos y también algún residente.

¿A qué miembros de la sociedad científica puede interesarles participar en el grupo?

En primer lugar, a los más expertos en Bioética, no tanto porque a ellos les interese, sino porque al Grupo le interesa por los conocimientos y experiencia que pueden aportar. En general, todos los que tienen formación ética, al menos  básica, o gran sensibilidad en este tema pueden contribuir mucho al trabajo del Grupo. Además, es conveniente disponer de algo de tiempo (o estar dispuestos a ahorrar algo del tiempo que no tienen) para colaborar en los objetivos del grupo. Los residentes son especialmente bienvenidos, por la proyección que su formación ética puede tener en su trabajo posterior y en la formación de los demás.

 

© 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN