Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 19 de mayo de 2016  |  NÚMERO 11 Acceda a nuestra hemeroteca
REGINA GIRONÉS, COORDINADORA DEL GRUPO DE ONCOGERIATRÍA
“Existen muchos mitos asociados a las neoplasias en ancianos”
Considera que la evidencia científica en esta población “deja mucho que desear”
 
Sandra Melgarejo. Madrid
Regina Gironés es la coordinadora del nuevo Grupo de Trabajo SEOM de Oncogeriatría, creado para concienciar al resto de oncólogos acerca de las particularidades del cáncer en ancianos, un conjunto de pacientes cuya característica principal es la heterogeneidad, y trabajar de forma transversal con los grupos cooperativos para fomentar la investigación en este campo. Según Gironés, aunque la Oncología “presume de ser una de las especialidades más exigentes respecto a evidencia científica, los ancianos no merecen que se continúen extrapolando datos de ensayos donde no están representados”.

Los primeros integrantes del Grupo de Trabajo SEOM de Oncogeriatría.

El Grupo de Trabajo SEOM de Oncogeriatría se ha constituido recientemente. ¿Qué ha motivado su creación?

Actualmente asistimos a una población cada vez más envejecida, en parte gracias a la mejoría en el cuidado de la salud y las condiciones de vida. Con el incremento de la expectativa de vida, está aumentando el número de pacientes ancianos con cáncer. El envejecimiento se asocia a un mayor riesgo de neoplasias, de manera que se calcula que la mitad de las neoplasias ocurren a partir de los 70 años. Sin embargo, la evidencia científica respecto al manejo de esta población siempre ha sido escasa, y lo continúa siendo.

Desde hace tiempo, existe un sentir general de necesidad en el abordaje de esta población. De forma individual o en pequeños grupos de hospitales, se ha ido implementando la Oncogeriatría. Las personas dedicadas a ello nos hemos ido conociendo y coincidiendo en diferentes congresos y reuniones dedicadas al paciente anciano con cáncer.

Abordar a esta población de forma consensuada y a través de SEOM ha sido lo que ha motivado la creación del grupo. Considero que es fundamental tener un grupo de estas características en nuestro medio. Además, puede representarnos en la Sociedad Internacional de Oncología Geriátrica (SIOG).

¿Por qué es necesario abordar al paciente anciano de forma diferente a la población adulta?

La característica principal del envejecimiento es la heterogeneidad: personas con la misma edad cronológica son diferentes desde el punto de vista funcional. Uno de los retos de la asistencia al paciente anciano con cáncer es conocer si esa neoplasia va a ser determinante en la supervivencia de esta población; es decir, si este paciente fallecerá de la neoplasia. Si es así, será imprescindible saber si se va a beneficiar de un tratamiento activo, si lo va a poder tolerar, cuál es la evidencia de ese tratamiento etc.

Conocemos que la valoración oncológica que se aplica de forma rutinaria a la población adulta no es capaz de caracterizar al paciente anciano desde el punto de vista funcional. Para ello, se ha desarrollado desde la Geriatría la llamada ‘valoración geriátrica integral’, que consiste en una evaluación no solo del problema de salud en concreto (en este caso la neoplasia), sino una valoración funcional, cognitivo-afectiva y social, siendo todas ellas determinantes en la toma de decisiones en la población anciana, ya que se debe adaptar la intensidad de los tratamientos, así como tomar una actitud proactiva de detección precoz de los síndromes geriátricos, con el fin de evitar el declive funcional, que nos pueden llevar a la dependencia, institucionalización y a la muerte.

¿Qué otras características tiene el paciente anciano con cáncer?

Además de la heterogeneidad, otro rasgo, diría que muy preocupante, que caracteriza a la población anciana con cáncer es su ausencia o escasa representación en los ensayos clínicos. Se trata de una población sobre la que extrapolamos los resultados de ensayos para la población adulta. Pero, ¿estamos seguros que los datos se van a reproducir? Las modificaciones propias del envejecimiento limitan las reservas funcionales de esta población y su dintel de toxicidad es más bajo.

Existen muchos mitos asociados a las neoplasias en ancianos que no son ciertos, como que los tumores son menos agresivos, evolucionan más lentamente, que los ancianos no quieren recibir tratamiento, etc. En resumen, la principal característica sería el desconocimiento real de esta población.

Regina Gironés.

¿Considera que los profesionales de la Oncología Médica están concienciados acerca de las particularidades de este grupo de población?

En general, considero que sí. Sirva como ejemplo la respuesta que ha tenido la creación del grupo. Han sido muchos los miembros de SEOM que ha manifestado la necesidad de este grupo y su interés por trabajar en esta población. La principal limitación es cómo llevar a cabo todas las propuestas.

¿Cree que, debido al aumento de la esperanza de vida y a la cronificación del cáncer, aumentará la sensibilización en este sentido?

Desde luego. Es habitual en las consultas diarias, en los comités, en las preguntas de nuestros compañeros de otras especialidades. Tal vez la palabra ‘problema’ no sea adecuada, pero la población anciana es una realidad y su abordaje, una necesidad.

¿Qué actividades van a desarrollar desde el grupo?

El grupo pretende crear y validar herramientas que puedan ser utilizadas por el resto de oncólogos, de forma asistencial o incluso protocolizadas para el diseño de los ensayos. El grupo abordará temas generales de la población anciana (tipo de escalas, manejo de toxicidades, decisiones terapéuticas) e intentará concienciar al resto de grupos cooperativos en la inclusión de subgrupos dedicados a la Geriatría en cada una de las patologías. La idea es concienciar al resto de oncólogos y trabajar de forma transversal con los grupos cooperativos, para fomentar la investigación en este campo.

Uno de los retos principales de la Oncogeriatría es dar el paso hacia las recomendaciones terapéuticas. Es un proceso difícil, pero debemos concienciarnos. Los ancianos no merecen que continuemos extrapolando datos de ensayos donde no están representados. La Oncología presume de ser una de las especialidades más exigentes respecto a la evidencia científica, pero, curiosamente, en la población anciana la evidencia científica deja mucho que desear.

El grupo ha desarrollado un listado de actividades y la primera, ya puesta en marcha, ha sido la encuesta para conocer la situación de la Oncogeriatría en nuestro medio.

¿Cuál es el perfil de los oncólogos médicos que ya forman parte del grupo?

La creación del grupo ha tenido muy buena acogida y, en general, no podría definir un perfil exacto. Todas las semanas recibimos propuestas de nuevos miembros y abarcan todo tipo de oncólogos. Muchos residentes han manifestado su interés. Hay de todo, de centros grandes, pequeños, jefes, adjuntos, etc. Considero que el grupo ha recogido la necesidad existente de trabajar en población anciana.

¿A qué especialistas puede interesarles participar en el grupo?

Respecto a las sociedades científicas, en el año 2011, gracias al impulso de la Dra. Saldaña y al grupo del ICO, se creó un grupo de trabajo español de Oncohematología Geriátrica, promovido por diferentes sociedades. Este grupo ha realizado dos reuniones nacionales de trabajo en España. Ambas reuniones han sido promovidas por las sociedades médicas SEOM, SEOR, SEGG y SECPAL.

Todas las especialidades que manejan a población anciana están interesadas en el abordaje del anciano con cáncer. Pero, además, no debemos olvidar que el abordaje de esta población abarca ámbitos más allá del científico: la situación social, socio-familiar, psicológica y económica es de vital importancia en estas personas y en su entorno. Incluso la Administración debería estar implicada en esta, cada vez más, creciente parte de la población.

 

© 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN