Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 19 de noviembre de 2015  |  NÚMERO 5 Acceda a nuestra hemeroteca
CONCLUSIONES DE LOS DIÁLOGOS SEOM
Participar en ensayos e intimidad, reivindicaciones de los pacientes
Afectados, oncólogos y periodistas intercambian puntos de vista sobre el impacto del cáncer en la vida
 
Sandra Melgarejo. Madrid
Oncólogos, pacientes y periodistas han intercambiado sus perspectivas sobre el cáncer en los Diálogos SEOM, una iniciativa de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) enmarcada en su XV Congreso Nacional. En la primera de las mesas, ‘Redefiniendo los ensayos clínicos en Oncología Médica’, se ha puesto de manifiesto la necesidad de aumentar la información sobre los ensayos clínicos en marcha para que los pacientes con cáncer puedan involucrarse en ellos.

“No todos los pacientes tienen acceso a estos estudios porque no todos los hospitales los desarrollan, pero el enfermo desconoce que puede pedir que le deriven a un hospital de referencia para participar en alguno. Las asociaciones dan formación e información sobre ensayos clínicos para que los pacientes sepan que existen y se los demanden a sus oncólogos”, ha indicado Josefa Madrid, secretaria de la Federación de Mujeres con Cáncer de Mama (Fecma). En la misma línea, Cristina Suárez, oncóloga médico del Vall d’Hebron, ha señalado que “hace falta una red de ensayos con información disponible para los pacientes. La información abierta y para todo el mundo, y la movilidad entre centros son el futuro”.

De izquierda a derecha, la oncóloga Cristina Suárez, la periodista Teresa Rubio y la paciente Josefa Madrid.

En la segunda sesión, ‘Redefiniendo la vida después del cáncer’, Martín Lázaro, oncólogo médico del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, ha recordado que “el diagnóstico y el tratamiento implican cambios físicos, emocionales, sociales y laborales, y reintegrarse en la vida normal tras el proceso es difícil”. Así, la paciente María Holanda Rodríguez ha contado que el cáncer “cambia radicalmente” la vida: “Mi objetivo era volver al punto de partida porque pensaba que me haría sentirme recuperada, pero nunca recuperé la situación previa al cáncer porque en el trabajo creían que ya no estaba capacitada para responder como antes”.

Respecto a las relaciones de pareja, Martín Lázaro ha indicado que “algunas salen fortalecidas, pero otras albergan sentimientos de culpa e, incluso, se separan”. En el plano sexual, María Holanda Rodríguez ha reivindicado que “las reconstrucciones inmediatas y un buen resultado estético deben ser el leitmotiv del postratamiento porque ayudan a que las pacientes se sientan más seguras y vuelvan a la realidad, tras una cirugía que es muy impactante”.

De izquierda a derecha, el oncólogo Martín Lázaro, la periodista Ángeles López y la paciente María Holanda Rodríguez.

Por último, Ana Casas, oncóloga médico del Hospital Virgen del Rocío, y el enfermero Francisco Rodríguez han participado en la mesa ‘Redefiniendo tu papel: profesional y paciente en la misma piel’, ambos en su doble condición de pacientes y profesionales sanitarios. Ana Casas ha comentado que tener “un conocimiento privilegiado sobre la enfermedad te permite anticiparte a lo que tienes que hacer”, aunque también ha reconocido que convivir con un cáncer “es mucho peor cuando sabes todo lo que puede pasar”.

Por su parte, Francisco Rodríguez ha incidido en que, visto desde la perspectiva del afectado, “en el día a día asistencial no se respeta la intimidad del paciente”. “Si no hay dinero para hacer habitaciones individuales, al menos deberíamos ser más selectivos a la hora de escoger qué tipo de pacientes compartirán la habitación porque hacemos mucho daño a los pacientes y a sus familiares al obligarles a convivir con enfermos en estadios más avanzados”, ha explicado el enfermero. Ana Casas ha recalcado que la intimidad “no se valora nada. Parece que por entrar al hospital, el paciente pierde todos sus derechos, pero hay que pedirle permiso para todo y tratarle con toda la educación que merece”. 

De izquierda a derecha, Pilar Garrido, presidente saliente de SEOM, la oncóloga Ana Casas, la periodista Raquel Serrano y el enfermero Francisco Rodríguez.

 

© 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.  |  QUIÉNES SOMOS  |  SUSCRIPCIÓN